jueves

Besos al aire



Hace algún tiempo, un amigo castigó a su hija de tres años por desperdiciar un rollo completo de papel dorado para envolturas. Estaban
escasos de dinero y él se puso furioso cuando la niña trató de decorar una caja para ponerla bajo el árbol de Navidad.

A pesar de todo, la pequeña niña le llevó el regalo a su papá a la mañana siguiente y le dijo:

- "Esto es para tí, papi"

Él se sintió avergonzado de su reacción anterior, pero su enojo volvió cuando vió la caja vacía. Él le gritó:
- "¿No sabes que cuando uno da un regalo se supone que haya
algo dentro de él?"

La pequeña niña lo miró con lágrimas en los ojos y le dijo:

- "Papi, no está vacía, yo tiré muchos besitos en la caja, todos para tí, papito"
El padre se sintió destrozado. Rodeó con sus brazos a su hijita y le rogó que lo perdonara.

Mi amigo me dijo que él conservó aquella caja dorada junto a su cama por años. Cuando se sentía desanimado, sacaba uno de aquellos besos 
en el aire y recordaba el amor con que una niña los había depositado allí.

Es grandiosa la inocencia de los niños, ellos representan la más pura esencia de valores que muchas veces los adultos olvidamos.

A menudo aprendemos mucho de nuestros hijos.

1 comentario:

  1. Nuestros hijos son lo mas hermoso q hay en nuestro mundo nomas q no lo podemos valolar mi es cuchar x un Segundo oh ni in minuto hay q ponerle atension alos higos oh higas es lo mas inportente de los higos de Jen Las cosas x un rato escuchelo es lo mas hermos@

    ResponderEliminar